Hestories del Coronavirus IX: Istintu policial

  • 23 Marzu, 2020

Son munchos los llectores que me mandais al mail les vueses hestories, pacencia que dirán saliendo… güei escueyo esta, qu’aporta dende un d’esos pueblos asturianos que davezu tienen malpenes un cientu moraores, menos cuando ye branu o hai cuarentena, que multipliquen por cincu gracies a la visita de meseteros

Paso a trescribir el testimoniu:

De ca mio a ca mio suegru hai un par de kilómetros per caleya. Nestes feches tan les caleyes prestoses, arreciende a flor nueo y siéntense los páxaros perdayuri; nun voi negar que’l paséu que doi, díe sí díe non, fasta allá, ye l’intre más prestosu d’esti confinamientu. Teo dir porque tou esto pilló a los mios suegros nel pisu que tienen na capital y ye dafechu impensable que faigan el viaxe dende Uviéu equí, namás p’atender a los animales. Asina que subo a echar de comer y cambiayos l’agua a los coneyos, les pites y un par d’oveyes que tienen na finca y vuelvo pa casa. Faigolo a media mañán, de la que ya coló la xente que va a les fábriques, a los hospitales o al que seya’l so trabayu en tiempu de cris, pa tropezame colos menos posibles.

Nun hai vecinos, nin siquier paso per dala casa habitao de magar salgo de la villa. Bono, eso davezu, porque estos díes dos de los xalés tan ocupaos por hordes de braniantes. Nun d’ellos ye la folixa continuo, cola música al altu la lleva (¿quién sedrá esa “Tusa”?) y barbacoes en prau. Allá ellos, si nun salieren d’ehí nun m’estorbaben, pero esi nun yera’l tema de güei. Los del utru xalé, cuasique’n frente del primeru, nun se yos ve, o polo menos nun se-yos vía. El miércoles creí acolumbrar un asomáu pente les cortines y saludé, qu’un ye educáu, pero escondiéronse. El vienres taben nel correor unos cuantos y entamaron a berrame de la que pasaba camín de la finca. Saludelos dende lloñe y tiré p’alantre, roceanu. El domingu esperábame la benemérita en mediu’l camín -tolo hai que dicir, ensin mazcarines nin hosties, qu’ellos son mui gallos-.

Que teo una denuncia. Qu’hai unos vecinos que m’acusen de salir a pasiar impunemente, espardiendo’l virus ensin control pente los artos y les ablanales. Qu’eso ta prohibío y que yos dea’l DNI, que nun lu llevo enriba pa dar de comer a los animales. Ficiéronme dir a casa a pol carné y acompangáronme depués a comprebar la mio versión de los fechos, quedando conformes en viendo la fame cola que les oveyes venien a recibime.

Torne pa casa rascando la oreya.

Denunciárenme unos “vecinos”. Putos madrilanos.

 

Nun vos perdais Hestories del Coronavirus I, II, III, IV, V, VI, VII y VIII

 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies