Hestories del Coronavirus VII: distopía 2020

  • 19 Marzu, 2020

19 de Marzu. Sestu díe de confinamientu.

Güei entama murniu y de mal aquel, a ver si camín del mediudíe meyora y pasa daqué emocionante, nun sé, que tope la pieza que falta del puzle o que repongan los cepillos de dientes nel supermercáu

A primer hora, anantes de la sesión d’escuela pa la qu’hai que tar diplomáu en redes sociales, coworking, Team, freelance ya interpretación de señales de fumo, ocurrióseme mandar al guah.e na kamikace misión de baxar la basoria. Puntualizo que’l “guah.e” ye un rapazón de 16 años que me saca la tiesta y que’l contenedor ta esautamente frente al portal de casa. Bono, pues cola ya avezada puntería familiar, namás salir tropieza cola Policía, ya nun se si llocal, municipal o nacional porque tengo entendío qu’agora son toes una. Que cómu menor d’edá nun pue salir a la cai. Que a ver esi DNI (sacáron-y semeya al carné). Que si lu vuelven a pillar, multa que te crió. Ala, pa entamar bien el díe… col bon tastu que me quedare depués de la cazerolada d’ayeri.

En serio, yo taba ya a la ventana, pota en man, arrodiada de la mio reciella con xeitu menaciante, preparada pa ser la única de la cai en montar xaréu -si, que pasa, soi esceutica de vocación- cuando entamó a sentise a un vecín, a lo lloñe, dando cuyarazos solitarios a la cacía. Ois, foi comu’l disparu de salida. A la mandrecha, arriba, en frente, perdayuri entamaron a montar baturiciu. El gaiteru anónimu del barrio entró col himnu d’Asturies, depués el de Riesgo y finó cola Internacional, pero oyíase-y fatal, porque pa facer rúiu en ca mio somos pistonudos: el molde pa bizcochos, irrecuperable. La del balcón d’arriba sacó una especie de trompeta y daquién facía sonar la bocina. Pasaron coches, tres, pitando. Al cachu ya me dolía’l brazu, pero ca vegá qu’aparaba dábame pena ser yo menos republicana que’l restu. Doce menutos depués, ehí siguíamos. Doce menutos suena a pocu, pero asegúrote que dando-y cola tapa a una pota xxl ye asgaya. A los quince ya diba finando la cosa, el mio brazu (y la mio tiesta) ya nun podién más, asina qu’enchía de fervor patrióticu glayé un “Puxa la república Asturiana” que nun se si naide taba ya en condiciones d’oyir y retiréme. Dende una ventana indeterminada na mio mesma fachada siguieron otros cinco menutos dando-y, ta nidio que merez la pena conocer meyor a los mios vecinos.

Y lluéu d’esi momentu de gloria, sesión de cine con Independence Day… nun se si vos alcordais del discursu’l presidente a los soldaos, remembróme tantu a Sánchez & cia que nun pude aguantar y echéme a rir comu una mongola, “Tenemos que dexar a un lláu les nueses insignificantes diferencies… Non pa evitar tiranía, opresión o persecución, sinon l’aniquilación, lluchamos pol nuesu drechu a vivir, a esistir” dexovos l’enllaz pa que vos riais tamién. Eso sí, cuando eché cuentes de lo que falta pal 4 Xunetu quitóseme la risa, qu’estos con tal de que quede guapo son capaces a allargalo fasta entós, o si dependiere de los españoles, al 12 d’Ochobre.

Y como se me quitó la risa y me punxe seria, alcordeme d’un llibru que me presta asgaya, y que dende va pocu tenemos la suerte de poder lleer n’asturianu: 1984. D’elli, entesaco esta fras que, si ya siempres me dio vueltes na tiesta, agora garra un significáu mui concretu que nun podemos dexar pasar

“Pa controlar a un pueblu hai que conocer el so miéu, y ta nidio que’l primer miéu de tou individuu ye tar en peligru mortal. Una bones que’l ser humanu se fae esclavu del so miéu, ye fácil facelu creyer que’l papa estáu tara llistu p’aidar a salvalu”

George Orwell, 1984

Llucía F. Marqués

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

1 Comment Already

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies