Y la culpa no era mia, ni donde estaba, ni como vestía

  • 25 enero, 2020

La fuerza del mensaje trasciende las fronteras de los países, no estamos solas, no somos culpables; la culpa está del otro lado, del lado de los jueces, de la iglesia, del estado, de la policía… del poder, en síntesis, del patriarcado opresor, que es un macho violador

 

Fotografía de Isabel B. Yende

No andes sola, vente para casa que está oscuro, vas enseñando más de la cuenta, una mujer que bebe parece mal, ¿que haceis tan solas? (nótese el plural), vas provocando, qué pintas tú entre tanto hombre, tápate, luego pasa lo que pasa… ¿Quién, qué mujer no ha escuchado esas frases, en ocasiones bienintencionadas y otras hirientes, pero siempre nocivas?.

Era tiempo de llenarnos los oidos de lo contrario.

 

Fotografía de Isabel B. Yende

 

Reunirse por cientos para decirlo a grito pelado, como hemos hecho hoy cerca de medio millar de asturianas delante la iglesia San José, en Xixón, como han hecho mujeres de medio mundo, consigue que pasoa paso todas vayamos interiorizando de veras que no estamos solas, que si tocan a una, salimos todas… vamos quitando de encima la losa de culpabilidad y miedo con la que la educación nos ha marcado desde bien niñas, nos quitamos la venda de vulnerabilidad que hoy simbolizábamos con trapos negros en los ojos.

 

A las once y media la mañana han organizado los ensayos delante la Casa Sindical, continuación de las prácticas en diversos locales que muchas venían haciendo por toda Asturias, para que la versión definitiva había sido a lo más organizada posible: en un es sencillo coordinar a quinientas mujeres que no un se conocen. En cambio, el ritmo de Las Pandereteras y Re-percusión feminista lo ha hecho fácil, marcando el paso comu el baltu uno coral.

Ha sido un gustazo. Tanto que no nos queríamos ir y hemos repetido baile, aplaudimos, gritamos, alzamos el puño y nos quedamos allí en medio la carretera, sintiéndonos fuertes, sintiéndo que algo va cambiando, que nos defenderemos… que con un poco de suerte, nuestras hijas, nuestras nietas, no vivirán el miedo.

Llucía F. Marqués

Fotografías de Isabel B. Yende

Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies