¿Podemos falar yá de xenocidiu?

  • 21 Payares, 2022

Marcos Abel Fernández

Asturies baxa yá del millón d d’habitantes y perde más de 9.000 no que va d’añu

 

Suena fuerte aplicar el términu xenocidiu a lo que tan faciendo con Asturies, porque inevitablemente toos  tenemos como referencia les grandes matances como les acontecíes colos armenios, xudíos, xitos, tutsis… y munchísimos más grupos humanos a lo llargo la hestoria.

Por eso convien recordar que  tantu la Convención pa la Prevención y la Sanción del Delitu de Xenocidiu de 1948, como l’Estatutu de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) de 1998 recueyen una idéntica definición, qu’inclúi ente los cinco supuestos consideraos como xenocidiu el “Sometimientu intencional del grupu a condiciones d’esistencia que hebian d’acarretar la so destruición física, total o parcial y paez que les “condiciones d’esistencia” a les que tamos sometíos les asturianes y asturianos, con un paru de la mocedá del 43,4% (menores de 25) y un terciu de la población oficialmente en riesgu de probitú (por citar namás dellos indicaores) lleven camín de provocar la nuesa “destruición física total o parcial”, porque namás d’esa miente pue calificase la perda d’alrodiu del 12% de la población en 40 años o’l fechu de que namás cuatro de ca diez muyeres que viven n’Asturies tean n’edá fértil, y la población mayor de 65 años representen más del 54%.

 

Ello asina, la única dubia que pue esistir pa consideralo un xenocidiu ye si ello respuende a una intencionalidá o si ye frutu de la casualidá.

 

Por eso precisamente la rempuesta ‘oficial’ ye presentar lo que ta pasando n’Asturies como un fenómenu natural, imprevisible ya inevitable; y a intentar dililos dientru d’una problemática común a otres partes del Estáu o d’Europa, pretendiendo por exemplu, integralu no que dieron en llamar la ‘España vaciada’. Como si fuere’l mesmu fenómenu’l qu’ocurre en territorios que nun llegaron a industrializase, colo que ta pasando nuna Asturies, industrializada dende va más de dos sieglos y que fasta hai pocu cuntaba con una cadarma socio-económica propia, fuerte y vidable.

 

Otra desplicación xustificativa, y que tamién pretende negar la especificidá del casu asturianu –pesia les evidencies estadístiques- y dilir la causalidá del fenómenu, consiste n’atribuyir la situación d’Asturies al resultáu de l’aplicación de polítiques neolliberales. Por embargu, nun hai casu nel que l’aplicación d’eses polítiques produzan resultamos mínimamente asemeyaos a los que se dan n’Asturies, por muncho que se parta de magar situaciones similares, como podríe ser el casu del País Vascu.

 

En rialidá, ye nidio que lo que ta pasando n’Asturies ye la consecuencia esperable de l’aplicación sistemática de polítiques de desindustrialización y de destruición del texíu socio-económicu asturianu. De la siderurxa, a la minería, les térmiques, el naval… al campu, la mar, la sanidá o la educación.

 

Eses polítiques xeneren inevitablemente paru, precariedá y, como consecuencia, la emigración forciada del seutor más dinámicu y productivu de la sociedá asturiana: la moceda. Too ello acarreta desestructuración social y económica, amenorgamientu de la natalidá y avieyamientu de la población; un fenómenu qu’encualla perfechamente col supuestu de xenocidiu que consiste nel “Sometimientu intencional del grupu a condiciones d’esistencia que hebian d’acarretar la so destruición física, total o parcial”

 

Pero ¿por qué se mos apliquen eses polítiques a los asturianos? ¿Por qué se mos somete a eses condiciones d’esistencia? La incredulidá énte lo que ta pasando, -y per ende la falta d’una mayor rempuesta- ye consecuencia de l’aparente falta de llóxica d’esi xenocidiu asturianu. ¿Por qué? ¿Pa qué?

 

Anque pueda resultamos chocante, trátase d’una custión de sobrovivencia. Sobrovivencia d’un modelu d’Estáu inacabáu –l’español-, que s’enfrenta, ente otres custiones, a diferentes naciones –especialmente País Vascu, Cataluña y en menor grau Galicia- que reivindiquen los sos drechos y llibertaes nacionales frente al proyeutu políticu español, reivindicación que supón importantes ventaxes fiscales y presupuestaries pa elles.

 

Nesi contestu, una Asturies con una fuerte identidá y una estructura socio-económica vidable, costitúi un problema más pa esi proyeutu d’Estáu, y por eso, amás de sometemos a un procesu d’aculturización, sométesemos a eses condiciones socioeconómiques d’esistencia que “acarreten la so destruición física total o parcial”.

 

Ye importante ser coscientes de la situación que carecemos, porque namás asina puen atalantase fenómenos como la represión llingüística, l’esfarrapamientu mediuambiental, la destruición de seutores productivos estratéxicos y, por supuestu, la desindustrialización planificada con tolo qu’ello supón. Namás asina ye posible integrar toos esos fenómenos nuna causa única y nuna estratexa común que pasa inevitablemente por xuncir tolos conflictos seutoriales nun conflictu común, y entender que la ‘reconversión minera’, el pieslle d’una fábrica, l’escalamientu del sistema sanitariu o la perda de calidá na ensiñanza pública van pareyos a la falta d’oficialidá, a los intentos de disgregación llingüística del asturianu, a que seyamos una de les fasteres más contaminaes d’Europa, o a que se mos imponga dende Madrid un estatutu autonómicu que, a diferencia d’a otros pueblos del Estáu, nun se mos permite votar.

 

Pero nun hai que desesperase, la rempuesta de la sociedá asturiana ta siendo perfuerte. La resistencia de la mocedá asturiana a la emigración raspia n’ocasiones la heroicidá, prefiriendo vivir en condiciones de precariedá enantes de permitir que los obliguen a dexar el país (la previsión del Estáu español yera que yá pal añu 2.000 toviéremos bien perbaxo del millón habitantes). La oficialidá de la nuesa llingua nacional ye un procesu que podrán retrasar, pero non impedir. La rempuesta énte les agresiones medioambientales caltiense y en munchos casos trunfa, como foi baltar el PGOU de Llanes, aparando asina la xabaz especulación urbanística planificada pol PSOE….

 

Nun vamos decir que tamos ganando, porque la rialidá ye la que ye, pero sí podemos afirmar que, pesia les condiciones de vida a les que tamos sometíos, a esti procesu xenocida, la sociedá asturiana sigue viva, con puxu, y namás precisa d’un emburrionín pa integrar toles lluches nun proyeutu común de país, una Asturies con futuru, dueña del so destín.

 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies