• Portada
  • >
  • Economía
  • >
  • El preslle de sucursales afonda na esclusión financiera rural

El preslle de sucursales afonda na esclusión financiera rural

  • 24 Marzu, 2022

De magar el 2008 Asturies pasó de tener 982 sucursales a les 525 actuales, siendo once los conceyos nos que nun esiste dala sucursal bancaria

Nun se pue cobrar la pensión, una beca, el salariu o l’IMV ensin cuenta bancaria. Tampocu ye fácil pagar los recibos de la lluz, l’augua o cualisquier otru conceutu si nun hai un bancu per mediu. La organización económica que’l capitalismu impón fae pasar al traviés d’una entidá bancaria la gran mayoría de les transaciones económiques importantes y col espardimientu l’usu la tarxeta incluso los gastos del díi ente díi tan condicionaos a elles.

Sicasí, n’Asturies presllaron en menos de 15 años más de la metá de les sucursales bancaries, quedando la mayoría de les entá esistentes bultablemente retayaes nos sos servicios. Unicaja (anantes Liberbank, anantes Cajastur) anuncia’l preslle d’otres 24.

Los pueblos, especialmente los de les cuenques y l’Ocidente, son los más perxudicaos, sumando la esclusión financiera a les abondes discriminaciones que carez ya el campu asturianu y les empreses afincaes nel mesmu. Once conceyos asturianos ya nun cuenten con  denguna sucursal bancaria:Caravia, Coaña, Illano, Illas, Peñamellera Alta, Pesoz, Ponga, Proaza, Quirós, Santu Adrianu y Yernes y Tameza.  Les zones rurales nun son rentables y los más de 65.000 millones d’euros del rescate a la banca al paecer nun algamen pa compensar esi escasu beneficiu, polo que suprimen servicios que son básicos pal desendolcu económicu de la fastera y pal díi ente díi de la población, afondando nes dificultaes y afalando l’abandonu ya’l despoblamientu.

L’avieyamientu de la población ye otru factor que fae más grave esta falta d’atención direuta, ya que pa la xente mayor ye abegoso afayase coles aplicaciones on line o desplazase fasta otru conceyu pa realizar les sos xestiones.

Dalgunos conceyos, comu Bimenes o Bual ya anunciaron que tomarán midies y entamarán movilizaciones pa reclamar la creación d’una banca pública que cubra les necesidaes de tol país o al menos la implicación del Gobiernu d’Asturies n’asegurar que los bancos nun abandonen los pueblos.

Llucía F. Marqués

La afección a los territorios menos poblados es creciente. Si en marzo de 2021 eran nueve los concejos que no contaban con oficina bancaria en su territorio, esa cifra se eleva ya a once. Se trata, según los datos del Banco de España, de . No obstante, entidades como Unicaja cuentan con agencias financieras, una figura por la que se prestan los mismos servicios en concejos como Ponga y Proaza. En el caso de Sabadell Herrero, cuentan con tres microbuses convertidos en oficinas móviles que recorren semanalmente 17 poblaciones de la región alejadas de los grandes núcleos. «Es un retroceso social total. Los bancos son imprescindibles y muchas personas tienen problemas para acceder a la banca electrónica y los cajeros automáticos. Necesitan ir al banco y hablar con una persona», señala la presidenta de la Federación Asturiana de concejos (FACC), Cecilia Pérez, quien considera que la situación «cada día esta peor. Están reduciendo los días de atención y los horarios».

Regulación

El presidente de la Unión de Consumidores de Asturias (UCE), Dacio Alonso, interpreta el movimiento general de la banca como un proceso de «expulsión radical» de las personas mayores de los servicios financieros. «La coartada es la digitalización, pero cierran sucursales en entornos rurales y urbanos», señala Alonso, quien percibe un incremento de las quejas de los consumidores por la falta de atención personal de los bancos. El presidente de la UCE reclama al Gobierno que diseñe una regulación para el sector. «Lo que no se puede aceptar es una autorregulación» como la que el Gobierno reclamó a la patronal bancaria para mejorar la atención a las personas mayores.

La situación de Asturias, según los datos del Banco de España, dista mucho de ser de las peores del país. El órgano regulador señala que un 0,4% de la población de la región tiene un grado muy alto de vulnerabilidad financiera y un 1,1% un grado medio. En el conjunto del país, estas cifras se elevan al 0,7% y al 2,1%.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies