Otru cambiu educativu pa siguir el mesmu mal camín

  • 9 Payares, 2020

 

Un profesor xubiláu de física y química d’un institutu de Zaragoza, José Luis Domínguez, llevó a la fiscalía del Tribunal Supremu a la ministra Isabel Celaa por promover que los estudiantes pasen de cursos y se titulen ensín dengún llímite de suspensos. L’argumentu xurídicu, aceptáu polos fiscales, ye que se trata d’una midía anticonstitucional. Nun soi espertu nel asuntu pero quixera opinar de la custión pa min más importante: la educativa

David M. Rivas
Nes llendes qu’abelluga’l Caín

El Fielato

 

La razón aparente pa tomar esta decisión ye que la covid va dificultar los estudios pa munchos chavales de bachiller y que, pa salvar esa circunstancia, van primar na calificación el trabayu n’equipu y non tanto los resultaos del llabor individual. Dalgo no entiendo: ¿cómo van dar más pesu al trabayu n’equipu si la enseñanza ye a distancia y na parte presencial los alumnos tan a dos metros ún d’otru?

Pero vamos al fondu. Yo nun fui profesor d’enseñanza media, pero sí cuarenta años na universidá, dende 1980 ata 2020, en tolos cursos pero siempres con una asignatura nel primer ciclu, la d’estructura económica mundial. y llegáranme estudiantes productos de toles reformes educatives habíes y por haber. Viviera con particular preocupación la reforma de los ochenta-noventa que, col argumentu de que los neños de clases más acomodaes tiníen aída en casa, decidieron rebaxar los conteníos. El resultáu fora claru: toós baxaron el nivel de conocimientos y los pudientes siguieron teniendo los mesmos recursos culturales familiares. Amás, abriérase más la brecha ente la educación pública y dalgunos, non tóos, centros privaos.

La enseñanza pública, especialmente la media, ye la que permite facer realidá la igualdá d’oportunidaes ya eso namás puede consiguise al traviés del conocimientu, un conocimientu que requier esfuerzu. Ye mester inculcar nos estudiantes l’amor al conocimientu y qu’hai que trabayar p’aprobar, pa pasar de cursu, pa llograr la titulación. Ye necesario, polo tanto, que cualisquier reforma del sistema educativu pase pola escelencia y non, precisamente, polo contrario, como, por exemplu, dar aprobaos xenerales sistemáticos. Esa y non otra ye la vía pa qu’espoxigue’l conocmientu y, a un tiempu, potenciar la igualdá d’oportunidaes. Permitir alcanzar títulos sin aprobalos ye la manera más eficaz pa elliminar definitivamente un sistema educativu equitativu.

¿Cómo-y despliquen unos padres o unos profesores a un adolescente, por naturaleza persona en formación, inmadura si preferimos dicir, que faiga esfuerzos por daprender si sabe qu’eso nun importa, porque va salir col títulu como los que sí estudiaron? Dai esi mensax ye facéi mui mal serviciu y non, precisamente, echái una manu pa que salga alantre, porque ye edulcorar una vida que, especialmente pa los sectores más desfavorecíos y con la que ta caendo y peor que va vinir, nun ye precisamente fácile. Cuando un estudiante salga al mercáu de trabayu, o tien les mesmes competencies qu’otru, o mal-y van dir les coses.

Si nun se modifica el sistema precisamente en sentíu contrariu al que se pretende sedrá perdifícile que los neños que tan en situaciones económiques y culturales más precaries progresen con respecto a los sos padres, que fuera la gran aportación de la escuela pública al cambiu social d’Europa. Los adolescentes acomodaos tienen refuerzos en casa, los sos padres suelen tener estudios, medios como poco pero muchos yá universitarios, van al estranxeru a daprender idiomes, cosa que requier esfuerzu tamién, ya un llargu etcétera. ¿Cómo aídes a cambiar el destín d’un neñu d’otra clase social al que-y dices que nun importa qu’apruebe o suspenda? Facer eso ye consolidar la estructura clasista que ya padecemos, con nula movilidad. Bono, con muncha movilidá haza abaxo, que yá son munchos los mozos de xeneraciones nueves que tan viviendo o van vivir peor que les anteriores. Amás, nun escaezamos dalgo que conocemos pola historia, inclusive con conocidísimos episodios recientes: regalar los títulos xenera personas dóciles, acrítiques y manipulables poles las élites. “Sólo los educaos son llibres”; díxolo Epícteto.

Si vamos por esi camín, meyor sedrá suprimir la educación pública, que ye lo que más mos cuesta xunta les pensiones y la sanidá, dexar a la clase alta facer y desfacer. Teniendo pa comer ya un techu, l’esclavismu tampoco taba tan mal. Con ser obedientes y nun rechistar, tóo pué dir bien. Claude Helvetius escribiera que “la educación faemos ser lo que somos”

 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies