Barricaes rurales y fartura de foriatos

  • 23 Agostu, 2020

La barricada cola que la xente del llugar preslló’l pasu a los turistes na Ruta l’Alba o’l preslle simultaniu de tolos chigres de Bulnes comu reaición a la falta de respetu de los visitantes pola salú de los que viven ellí debuxen una Asturies rural que ta fartucándose 

 

Llucía F. Marqués

Coches aparcaos nos caminos del ganao y nes mesmes portielles, trabayaores que nun pueden aceder a los sos praos por caravanes interminables, robu d’animales sueltos, estroza, falta de conocimientu y de respetu y perriba de tou ello, la menacia costante de contaxu coleutivu en pueblos nos que la mayoría de los moraores son d’altu riesgu pola so edá y nos que l’atención mélica queda lloñe; pueblos lo abondo allonxaos de les grandes urbes comu pa nun se tener qu’esmolecer pol usu de fociqueres, pero que viven na continua tensión de ser visitaos a la puerte casa por foriatos y urbanites incapaces de respetar la paz ayeno.

L’apueste pol turismu comu única fonte d’ingresos nes fasteres rurales y la propaganda descontrolada de l'”Asturies, paraísu seguru” fecha por Barbón de magar los buenos datos de contaxos que esti mesmu turismu s’encargó de fundir dexa tres de si una realidá bien desemeyada. La mayoría de los visitantes malpenes faen gastu nos pueblos y los ingresos son puramente estacionales, desapaeciendo dafechu en momentos de crisis. «Los pueblos nun viven de los veraneantes, sobreviven polos sos habitantes» dexaba bien nidio’l cartelu qu’acompangaba la barricada vexetal.

Pero nun ye cosa d’esti añu. Nin les coles, nin la falta de respetu pa colos que tienen en monte el so mediu de vida, nin les metedures de pata colos animales. L’añu pasáu baxaben un burru del monte porque lu toparen “abandonáu, amarráu a un árbol”. Lo mesmo pasa de continuo colos mastinos y otros perros “abandonaos” y agora colos gatos “rescataos” pa ser vendios en Madrí. Les quexes de los turistes porque un pueblu seya un pueblu -comu aquel que-y estorbaben los gallos o’l que desixía que nun goliere a cuchu al par de la cuadra-, la ridiculez de prohibir les cabres en Cabrales porque estorben a los caminantes, los “selfies” qu’alteren el ganao o’l vezu d’entrar en cualisquier práu y arramplar cola fruta comu si fuere una barra libre, tou ello va entamando un suma y sigui difícil d’aguantar.

Amás, nun lo escaezamos: los que siguen nos pueblos son la resistencia, los que nun sucumbieron a presiones, promeses nin tentaciones, los que decidieron siguir pesi a toles torgues y zancadielles d’una alministración que los quier domesticaos y centralizaos en ciudaes o meyor entá, que los quier fuera d’Asturies. Siguen ehí porque tienen claro onde y comu quieren vivir, y nun van dexar que yos lo estrocen. Tais avisaos.

 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies