• Portada
  • >
  • Opinión
  • >
  • Hestories del Coronavirus X: Que guais somos o’l bonrollismu comu esplotación llaboral

Hestories del Coronavirus X: Que guais somos o’l bonrollismu comu esplotación llaboral

  • 25 Marzu, 2020

Dígovoslo en serio, trato de nun ser hipocondriaca. Sicasí, gracies a una doctora italiana que describe la enfermedá en facebook con sádicu y morbosu detalle y a la insistencia del mio celebru d’echar cuentes coles estadístiques más pesimistes, nun salgo más qu’una vegá por selmana a la tienda. Bono, baxo tamién la basoria, pero eso ta frente casa y cuasi nun cuenta

Ayeri fui al supermercáu, en llugar d’a les tiendes piqueñes qu’avezo frecuentar y nes que les normes d’hixene algamen niveles de llaboratoriu científicu. Recibióme un mar de guantes refugables estraos pel suelu y púnxeme na cola mentantu agradecía mentalmente a los anteriores veceros el detalle de dexar perende los sos posibles virus bien espardiinos. Fui a echar el desinfectante y garrar guantes pa min cuando’l segurata me indicó que non, que primero ficiere la cola y lluéu los guantes, al entrar. Val. Primer dilema: garrar el carru, que pasaría por milenta manes, anantes de poner los guantes. Menos mal que, comu vos dixe, trato de nun ser hipocondriaca.

Faigo la cola sosprendía de la relixosa urbanidá cola que mos caltenemos na llinia prieta y mariella, nin un pasu per delantre nin un pasu p’atrás, entantu nos miramos con un aquel sospechosu.

Y por fin, 12 menutos depués, entro. Val, equí acabóse la distancia de seguridá.

Los estantes tan bien servios, nun falta material, y xente tampocu. La mayoría lleven la cesta con tres o cuatro coses, entantu yo voi apinando’l carru pa la selmana y pienso si nun taré pasándome un pocu.

En mio vida vi tantos homes faciendo la compra, dellos marchen namás cola barra pan y unes cerveces, pocu más, pero otros miren la llista despistaos y busquen pente les estanteríes, llamando por teléfonu pa esclariar dudes: fáltayos práutica. Una paisana posa los guantes p’abrir la bolsa de la frutería y apalpuña bien tolos tomates anantes d’escoyer los que quier, ante’l xeitu axorizáu d’otra que, aldovino, güei fae la ensalá ensin tomate. Un rapacín blinca al rodiu d’una ma esgotada, aprofitando qu’esta se siente obligada a mercar tolo qu’el guahe, arteramente, amasuña y lleva pal carru. Una pareyina con xandal pih.u sácase selfies entantu merquen cacagüeses y dos llates de cocacola, aldovino que tarán subiendo a instagram aquello de “esta tarde toca peli y sofá, haha“. Una muyer aturulla a la reponeora, nun topa el so tinte castañu caoba de la marca Garnier y necesítalu con urxencia; non, nun pue camudar de marca, nin de color, nin esperar más, esto ye una vergoña. Un matrimoniu mayor con mazcarina y un carru caún meten pallá tres unidaes de cuasi tolo que van topando pel camín, bien, nun soi la más desaxerada.

Na carnicería una muyer con evidentes problemes de comprensión avérase una y otra vegá al espositor pa ver bien los precios, espachurrando’l deu escontra’l cristal pa señalar lo que quier, entantu la carnicera, col culo apegáu al otru estremu del mostraor, niégase a poneilo entantu nun recule un par de pasos; menos mal que al cachu vien la fia a buscala, esculpiándose “perdona-y, tien demencia, escapóse de casa entantu yo trabayaba“. Faigo por da-y un pocu conversación a la moza mentantu m’atiende

-Menos mal que de lo malo salís más pronto.– dexo cayer, pa marcar la diferencia diciendo daqué positivo. – presllais a les 7, ¿non?

Pa la mio sorpresa mírame comu si tuviera entrugando daqué estremadamente comprometío, cuasi intimo.

– Non, faenmos quedar equí fasta la hora normal de salir pa facer coses.- comu toi torpe y enriba soi un pocu metomentou, insisto

– Bono, pero ¿qué coses?

-Coses – repite misteriosa.

Pago na caxa cola mosca tres de la oreya y cuasi pierdo la bronca de la caxera pa con un paisano de traxe que prauticamente se tira enriba de l’anterior vecera pa enllenar rápido les sos bolses “esperes a que marche ella pa salir tú” “hai sitiu pa los dos” “hai normes”yo pásome les normes pol forru los coyones” restaya-y con un par, dexándola coles llárimes asomando, pente’l cansanciu y la rabia.

Ya en casa llamo a una collacia que trabaya nun supermercáu de la mesma cadena, pero n’otra ciudá.

Ois, qué ye eso de que faceis “coses” depués de presllar al públicu y nun vos dexen dir pa casa fasta la hora. ¿Ye verdá?

Si ne, nun mos dexen salir, pero yo nun lo faigo, niégome. La encargá dirá misa pero yo paso, cuando fine esto voi tener problemes.

Pero… ¿qué coses vos manden facer? – coime, la intriga reconcómeme.

-Bono, ¿pues tú viste tou esi bonrollismu, los aplausos de les emplegaes, les semeyes con cartelinos d’ánimu, les coreografíes y demás material promocional de la empresa que se mueve peles redes? Mentira tou. Nun ye que t’obliguen, pero la xente nun se atreve a gurgutar, con el rollu de que “somos un equipu” y tamos, bono, como sabes que tamos… A dalgunos préstayos, síii, porque nun tendrán folixa de otra mena. Pero, lluéu tan les tímides, les que tamos cansaes, y les que mos paez una chorrada y un abusu. Publicidá de la bona y de baldre. Sicasí, yo soi la única que se niega nel mio centru a faceyos la comedia.

Cagonros. Y yo que diba compartir el playback de Queen na seción de llimpieza…

 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies