Aviones de papel

  • 22 Xullo, 2019

“Neños que puen estelase viendo demostraciones aeries espectaculares d’aviones de verdá, qu’hasta deẍen unes esteles de fumu encarnaes y marielles que nun adoctrinen nin nada d’eso, como sí lo faen los ñacionalistes periféricos cuando usen los collores representativos de los llugares de so”

 

Lluis de Turiellos

Garrao del Blog “El Xanu’l Caborniu”

 

Alcuérdome cuando de guaẖes facíamos aviones de papel. Dempues, a vegaes, echábamos-yos aliendu na pica -nunca supe mui bien pa qué- y tirábamoslos a volar. Dalgunos cayíen darréu picabaxo. Pero otros calteníense nel aire, como en pelondines, y diben planiando hasta posase en suelu adulces. Estos caberos yeren, evidentemente, los que prestaben y esmerábamonos n’igualos pa qu’aguantaren nel aire.

Podía pintar tamién, esta vegada como daqué bastante raro qu’asocediere, que sintiéramos ruíu en cielu y entós mirábamos p’allarribón y veíamos pasar una avioneta o un helicóteru. Quedabamos entós ababoriaos mirando pa ellos, porque diba ser difícil observalos en bien de tiempu. Y, entrín y ñon pintaba otru avistamientu, bien que mos prestaba’l famosu madreñoẍiru de Pinín, qu’amás de volar tamien ñavegaba, recóime…

Pero los tiempos cambien una barbaridá. Nun sé yo si anguaño los rapacinos saben facer aviones de papel, envizcaos qu’anden con tanta pantalla y tantu meriñaque eléctricu. Pero actualmente ñon namás que se ven dacuando avionetes o helicóteros en cielu. De magar hai bien d’años punẍénonse de moda les exhibiciones d’aviación militar en dalgunos sitios. Yo tocóme una vegada una d’elles onde vivo y respigábeste con ella. El ruíu yera d’atorollar y cimblaben los cristales de la casa. Nun me cuacó gota la cosa, pa dicir la verdá. Y nun voi poneme a facer una espirica antimilitarista nin nada d’eso, ñon. Simplemente escurro que les ciudaes, villes y pueblos de nuestro nun son un sitiu afayadizu pa esos actos y más nada.

En resumíes cuentes, el reblagu que dimos nunes décades foi bien curiosu. D’aqueños ñeños que facíamos aviones de papel y veíamos mui de ralo en ralo sechá’l cielu a dalguna avioneta o helicóteru, pasemos a otros ñeños que puen estelase viendo demostraciones aeries espectaculares d’aviones de verdá, qu’hasta deẍen unes esteles de fumu encarnaes y marielles que nun adoctrinen nin nada d’eso, como sí lo faen los ñacionalistes periféricos cuando usen los collores representativos de los llugares de so.

Pero voi ser sinceru. Si me ponen a escoyer ente aquellos aviones de papel que tresnábamos nos mios tiempos de guaẖe y los espectáculos aerios a los que lleven a milenta rapacinos de güei, quédome colos tiempos de mio. Y ello, arriendes de que pueda dexar llevame por sentimentalismos d’otres dómines, porque camiento qu’aquellos aviones de papel ayudábenmos a desendolcar dos cualidaes que, quiciabes, los reales de combate nun seyan pa competir con ellos: La Creatividá y La Imaxinación. Escrites asina con mayúscules, como s’escriben los nomes de les coses importantes y con reblanea.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies