El turismu rural, les pites y los Monty Python

  • 30 Abril, 2019

La noticia nun cayeo embaxo a bien de xente. Nun conceyu asturianu obliguen a trancar piteros porque’l ruíu de les pites molesta nun establecimientu de turismu rural. Tal paez sacada d’un guión de los Monty Python, pero non, correspuende a un sucesu real n’Asturies y anguañu

Autor: Lluis de Turiellos
Blog El Xanu’l Caborniu
Pero güeyu al cartafueyu porque llueve sobre moyao. De magar les nuestres zones rurales cada vegada tán más verbenaes de viviendes y ñegocios de o pa urbanites, lo rural de tola vida molesta. Problemes coles piles de cuchu delantre la cuadra, col orín, col cantu los gallos y los lladríos de los perros, coles moñiques na caleya…vienen dándose ente nós cuantayá.

Ello ye qu’hai una parte de la población que-y presta averase al campu dacuando o tener ellí una segunda vivienda. De resultancies d’ello, ñaceo y esporpolló va tiempu lo que se denomina turismu rural. Si too quedare namás que neso, equí tampoco nun pasa mayormente nada, o hasta podría aponderase’l xorrecimientu d’un turismu nes nuestres zones rurales, cada vegada más despoblaes y mancorniaes como elementu dinamizador que se diz (con tol procuru qu’hai que poner nello por mor de masificaciones, estroces y demás).

Pero cuando sí pasa daqué, y bien gordo, ye al entrar n’escena una parte d’esos urbanites supuestamente amantes de lo rural -encamiento que namás qu’una parte, que xeneralizar ye una fatada- que quieren tar nesi mediu colo que consideren les comodidaes  de la urbe y onde lo rural se reduza prácticamente dafechu a un paisax pa esfrutar, pero onde nun tienen sitiu les actividaes de la xente que vive del campu y el ganáu. Y entós esti sector cosmopaletu y inorante turria contra tolo verdadera y auténticamente rural tratando de desanicialo. Pero lo gordo y demoledor ye que dende les alministraciones pónense bien de veces del so llau y les denuncies medren y consiguen el so oxetivu. ¡Pa ponese a mexar y nun echar gota, mialma!.

Per esi camín ya derrompíu abenayá podemos llegar a un absurdu. Un mediu rural onde nun pueda haber pites, nin vaques, nin perros lladrando, nin piles de chuchu, nin esquiles sonando, nin paisanos cabruñando, y menos mal que malpenes se sienten yá los carros rinchones, anque ehí ta’l ruíu los tractores y segadores…

Entrúgome entóncenes qué pasaría si se llograre desaniciar tolo anterior. Y entós l’absurdu podría balumbar más tovía. Porque podríamos suponer entós que tamién molestaríen los páxaros gorgolitiando, les fueyes de los árboles ruxendo, el güeyu l’agua y el regatu sonando, el cuquiellu anunciando la primavera…Y d’esta miente algamaríamos el finxu final del procesu: consiguir n’Asturies esa cuadratura del círculu que supondría construyí’l mundu al revés. Facer turismu rural o asitiase a vivir nel campu ensin rispiu de lo rural, nin de la ñatura nin de nada que ñon concase dafechu colo urbanita, sacantes que les cases tean espreganciaes o adosaes en vez de en barriaes d’edificios con una montonera pisos…polo menos de man…

Pues nada, tornando al principiu, si los Monty Python reparen nesti requexu atlánticu au vivimos igual son a facer una película con una sonadía como aquella de la Vida de Brian, pero onde’l protagonista seya un paisanu que crucifiquen por dir con una vaca per una caleya, o una paisana que llapiden por sacar patates na güerta. Con un argumentu asina igual nos empicorotien a la vista del mundu y facémonos famosos en tola galaxia, hom. Faciendo’l ridículu más espantosu, eso sí, pero empicorotiaos a fin de cuentes. ¡Qué rediola!.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies