Maricuela, cien años “democracia ye cuando un pueblu ye llibre y puen comer los obreros”

  • 20 Payares, 2018

Ángeles Flórez Peón, Maricuela, cumple cien años cola llucidez que falta a munchos “Tamos como nel 34, con obreros que tan trabayando por 400 euros al mes. La democracia ye cuando un pueblu ye  llibre y puen comer los obreros”

Nel so cien cumpleaños compartimos les remembrances de Maricuela, miliciana demientres la guerra civil, militante socialista. Perdió la so mocedá na cárcele, vivió 56 años de la so vida nel esiliu, y  caltién el so activismu políticu pa siguir lluchando poles mesmes causes que de moza.

En 1934 descubrieron cerca de Carbayín, una fosa con 15 calabres ente los que s’alcontraba’l so hermanu Antonio, mineru del Pozu Sotón. Y tolos años  Ángeles acompaña los actos de Memoria nel so honor na fuesa del cimenteriu de Carbayín.

Un fechu que nel so 100 cumpleaños nun pue escaecer “Foi mui duro pa mín, tenía 15 años cuando pasó y amás, dempués d’aquello mio ma emperróse’n sacanos de Sotondrio, onde vivíemos y llevamos a un monte a vivir, cerca de la fuesa onde s’alcontró al mio hermanu”.

Recueye la hestoria aquella sublevación revolucionaria del `Uníos, Hermanos, Proletarios´ UHP, que convocaren socialistes, anarquistes y comunistes, escontra’l gobiernu español de coalición de dreches que paralizó toles midíes adoutaes pol anterior Gobiernu Republicanu.

“Vivíase na miseria. Nun teníemos res que perder, yéremos mui probes; los obreros yeren analfabetos y los fios más entá. Cuando llegó la República la xente taba mui contento, lo primero que fizo foi construyir una escuela en tolos pueblos “`Maricuela´ fo’l sobronome que recibió del presonaxe qu’ interpretara nuna de les obres del teatru del pueblu.

“A min detiénenme por ser miliciana, por traidora, por pertenecer a les Xuventudes Socialistes. Entá asina tuvi munchísima suerte, fui una privilexada y salvéme de la pena muerte”.

Humidécense-y los güeyos al pensar n’aquello, y rellumen-y más enta cuando remembra pente la pena y la indignación `los paseos´ de los que foi testigu na cárcele, onde aportó cuando malpenes tinía 18 años. “Foi mui duro pa mín, yo veíales salir a toes. La primer vegada condergaron a pena de muerte a una ma, a una fia y a los sos dos fios, al home non. Les que taben allí que pasaron preses tola Guerra Civil, decíen que a les muyeres nun les mataben, asina que cuando esa muyer y la so fia salieron pela nueche, entrugué pela mañana que pa qué les llamaríen. Pa fusilales me dixeron. Al otru díi enterámosmos que tamién fusilaren a los sos dos fios. La que ye ma y sabe lo que se quier a los fios, entenderá’l dolor d’esa muyer, ¡nun diben matala namás a ella, sinon tamién a los sos fios! ¡Eso ye horrible! Eso fue daqué que marcó la mio vida. Asina que nun me quexo de ná, cuando tengo daqué, pienso n’aquello y escaézseme”.

La entrada de les tropes facistes en Xixón n’ochobre de 1937 marcó la fin de la Guerra Civil n’Asturies, y abonda mocedá, milicianos como Ángeles o fuxeron a Francia o escaparon al monte. Ella finó presa xunto a una de les sos hermanes na cárcele d’Uviéu.

Salió de la cárcele en 1941 con 22 años y fasta 1952 nun algamó’l certificáu de lliberación definitiva.

N’agostu d’esi 1947 el so home, Chano, condergáu a 15 años de cárcele por rebelión militar, fuxó a Francia, cuasique un añu dempués, el 25 de marzu de 1948, Ángeles llegó a San Xuan de Lluz cola so fia escondía nuna barca.

“La xente salía a miles y muncha morrió na frontera. La drecha francesa que taba nel Gobierno atacaba a `los roxos´ y decía que yéramos unos criminales, que los homes yeran unos violadores, y la xente tenía miéu, y nun queríen abrir les fronteres. Dempués dexaron pasar a los vieyos y a la reciella, pero cuando abrieron la frontera pasaron toos,  llevaronlos a una playa, allí en campos de concentración fasta tres años, dalgunos matrimonios nin s’atoparon. Eso foi una inxusticia que más tarde reconoceríen los propios franceses”.

“Cuando volví dempués del esiliu, que nun pude venir nin al entierru de la mio ma, y ver que la xente sigue votando pa poner a los mesmos, ¡porque son los mesmos! antroxaos de dreches, pero son los mesmos d’estrema drecha, punxeme fasta mala del disgustu “´.

“Tamos como nel 34, con obreros que tan trabayando por 400 euros al mes. La democracia ye cuando un pueblu ye  llibre y puen comer los obreros”.

P’Ángeles el país sigue dividíu “obliguenmos a dividinos porque nun podemos consentir que mos quiten tolos  drechos, tol nuesu bientar, ye normal que mos defendamos, nun queremos quitar les riqueces a naide. Queremos trabayar y vivir y que podamos comer.  ¿Con tolos millones que mos robaron cuantos obreros tendríen trabayu?“.

Ángeles cree que “paga la pena si se llucha y lo que nun se recupera un díi hai qu’insistir y lluchar. Yo nun veo otra cosa”.

Alberto Vázquez

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies