• Portada
  • >
  • Opinión
  • >
  • “En Madrid llegaran a prohibir que los asturianos danzaren nes fiestes”

“En Madrid llegaran a prohibir que los asturianos danzaren nes fiestes”

  • 7 Setembro, 2018

Entrevista a David M. Rivas nel programa de RPA La Buena Tarde sobre’l tema la emigración asturiana nel sieglu XIX

Monchi Álvarez: Segunda hora de La Buena Tarde, cinco y siete minutos, momentu qu’aprovechamos pa dar una vuelta pola historia con dalguién que yá forma parte del devenir y de la familia del programa. Discípulu del nuesu gran amigu José Antonio Fidalgo, economista, escritor, ensayista y conferenciante y, amás de los bonos, de los brillantes. Préstamos que David Rivas se acerque a La Bona Tarde cuando tea gana o, como diz mio güela, cuando-y de pola gana. ¿Qué tal profesor?

David M. Rivas: Mui bien, Monchi Álvarez, mui bien.

M.A.: Güei va contamos una d’eses histories que conocen tan bien nes cases n’Asturies, porque, ¿cuántes histories habrá de llargos viaxes y de maletes ataes con cuerdes, atopamos a lo llargo del país astur, cuántes?

D.M.R.: Munches, munchísimes. Y vamos falar de dalgo que, en principio, paez más doméstico. Siempres que falamos de la emigración asturiana tendemos a pensar n’América, Arxentina, Cuba, México, y más sero n’Europa, Francia, Bélxica, Alemaña. Pero yo quiero güei falar de la emigración a Madrid.

M.A.: Quier falar de los emigrantes asturianos en Madrid, na capital, de los que llegó a dicir un presidente del “principat” que yeran una lleenda urbana, anque, si sales d’una aldea, sedría una lleenda rural, digo yo.

D.M.R.: D’esi presidente, como diz vusté, del “principat”, ¿qué voi dicir? Fueron 42.000 persones, mozos na so mayoría, les que dexaron Asturies na última década, asigún espublizaba ayeri ún de los periódicos asturianos. Son los que dalgunos llamen “la xeneración del Alsa”.

M.A.: Además vusté conoz mui bien Madrid.

D.M.R.: Sí, mui bien, mui bien. Pero yo quiero referime a la emigración anterior y non tanto a esta última, anque podemos falar d’ello si tercia y si quier.

M.A.: Podemos falar de lo que quiera David Rivas. ¿Dónde situamos esa emigración anterior, en qué años?

D.M.R.: A Madrid siempres hebo una cierta emigración. Pol fechu de ser la capital del reinu, llóxicamente, siempres fora un polu d’atraición pa muncho xente. Lo que pasa ye que’l términu “emigrante” tien dos dimensiones, una estadística ya otra social. Estadísticamente un emigrante ye’l que se da de baxa nel censu d’orix y se d’alta nel de destín. Socialmente’l conceutu tién otra carga. Por exemplu, Xovellanos emigró a Madrid, pero de ministru. ¿Yera un emigrante? Yo mesmu fui a Madrid a la universidá, estudié carrera, postgrados y doctorado. Profesé na universidá, fui técnicu del ayuntamientu, secretariu del Ateneo… ¿soi un emigrante? Estadísticamente sí porque unos años tuviera censáu ellí. Además nunca llegué a marchar del tóo y llevo censáu equí dende yá van unos trenta años. Por eso cuando falamos del emigrante tamos falando d’otra cosa: ye’l que marcha porque tien que buscar, cenciellamente, la vida. Falando de les lleendes urbanes taríamos falando del chaval qu’acaba bachiller, nun alcuentra nada en casa y marcha a la construición o a la hostelería a Madrid, a Valencia, a Canaries o a otru sitiu. Si un chaval qu’acabó inxeniería informática marcha a facer un doctoráu a Yale, anque estadísticamente ye un emigrante, nun ye lo mesmo.

M.A.: Durante munchu tiempo se dixo, y con razón, que los serenos yeran de  Cangas del Narcea y de Tinéu.

D.M.R.: Asina ye: los serenos de Cangas del Narcea, los taxistes tamién del occidente, los emplegaos de Waggon Lits, los coches-cama de los vieyos espresos, de Miranda. La emigración grande a Madrid entama nos sesenta del XIX y medra muncho a final del sieclu. Ye cuando entama la cris de l’agricultura tradicional, que n’Asturies va ser un procesu llentu que durará un sieclu o más. Esa cris entama nel occidente. La renta de los campesinos occidentales, especialmente de los del suroccidente, yera baxa y, amás, la figura del meirazu taba mui afitada, cosa qu’el mayorazu del oriente taba menos. Con una renta baxa y heredando l’hermanu mayor, los primeros espulsaos del país fueron ellos, cosa que yá taba pasando na emigración a les Amériques qu’empezara unos años enantes. El casu ye que nes dos décades últimes del XIX hai una fuerte emigración a Madrid. Entóncenes, ¿qué faen, a qué se dediquen?: pues a lo que saben. Munchos yeren vaqueiros, recueros, sabíen xestionar l’augua, ferreros, sabíen llindar ganao… Dalgunos entren en cuadres y caballerices pero la mayoría van ser serenos y auguadores.

M.A.: ¿Auguadores?

D.M.R.: Auguadores, sí. Hai un grabáu mui guapu de Cuevas nel que se ve a un grupu d’asturianos, identificables bien porque lleven monteres picones, que tan coles ferraes recoyendo augua de la fuente pública de Lavapiés. Dempués diben vendiédola peles cases porque sacantes Salamanca y Chamberí les viviendes en Madrid nun tiníen augua corriente.

M.A.: Falamos del XIX.

D.M.R.: Años 70-80 del XIX. Dalgunos lleguen a cocheros y más lluéu a taxistes porque saben guiar caballos y siguen siendo tresportistes. Son los oficios propios del occidente, de zona vaqueira, Valdés, Tinéu, Miranda, Cangas del Narcea, Salas… D’auguadores pasen a serenos. Facíen lo mesmo que güei los africanos, los negros, que tienen un sistema propiu d’escala social, entamando pol primer pasu, el de la manta en suelu. Como los auguaores entraben nes cases y cumplíen bien, garraron los asturianos fama de ser xente honrao y eso llevolos a entrar nel cuerpo de serenos, que nun yera municipal, sinón pagáu polos vecinos d’una mazana o de varies cais. El serenu tinía les llaves de los portales y munches vegaes la de les viviendes, porque los vecinos fiábense d’ellos. Y cuando había contratos nuevos o quedaba una vacante llamaben a un collaciu que tinía peor oficiu o a un pariente del pueblu.

M.A.: Vamos ver: ¿eso quier dicir que los puestos dábenlos ellos en función del orix, de forma que si yeren asturianes entraben y si non, non?

D.M.R.: ¡Caro! El comportamientu d’aquellos asturianos yera mui asemeyáu al de los irlandeses y los italianos en Nuea York. Amás nun se mezclaben: casaben ente ellos o diben al conceyu de procedencia a buscar muyer. D’ehí dieron otru saltu. Cuando una portería quedaba vacante los serenos enterábense y, normalmente, la portería ocupábala ún d’ellos que tuviera casáu y con fíos. Ya’l puestu vacante que dexaba garrábalu otru d’ellos, bien de Madrid, bien llamándolu al pueblu. Ser porteru ya era tener un ciertu estatus, yera otru escalón.

M.A.: Ye mui interesante lo que cuenta. Por eso todos los serenos yeran asturianos.

D.M.R.: Tóos asturianos, riba tóo de Cangas del Narcea.

M.A.: ¿Y los comerciantes, porque siempre hebo comerciantes y hosteleros asturianos?

D.M.R.: Al principiu el comerciu principal eren mantegueres, chacinería ya ultramarinos. Otra vuelta aprovechaben los sos conocimientos previos: llechi, gochu y les relaciones con parientes d’América. Pero nesti seutor, anque los asturianos yeran mayoría, también había gallegos, maragatos y santanderinos.

M.A.: De Santander, l’actual Cantabria.

D.M.R.: Sí, Cantabría, de soltera Santander. Más sero entamó el comerciu testil, pero esti seutor nun fuera desendolcáu por asturianos que foran d’Asturies sinón d’asturianos que volvieron de Cuba, como, por exeplu, El Corte Inglés.

M.A.: Sí, sí, ye verdá, como tamién Galerías Preciados.

D.M.R.: Los Areces lo que fixeron fue salir de Cuba cuando la independencia, nos ochenta y noventa del XIX, y asentáronse en Madrid. Entóncenes llegaben a Madrid con capital, non como los emigrantes anteriores. Eso sí, cuando los negocios empiecen a medrar, siguen cola tradición de llamar a xente de los conceyos de los que procedíen. Eso fixeran los de Galerías Preciados y los d’El Corte Inglés, qu’entamó llamándose El Corte Abel. D’esta manera la comunidá asturiana siguió xorreciendo.

M.A.: ¿El Corte Inglés yera El Corte Abel?

D.M.R.: Sí, asina se llamaba. La hostelería ye un poco más reciente, aunque siempres hubo hosteleros asturianos. Ún de los hoteles más conocíos del Madrid vieyu ye l’Hotel Asturias, que sigui tando na plaza Canalejas. Agora tan reformándolu ya igual pierde’l nome tradicional. Yera l’hotel al que diben los asturianos qu’andaben d’aca p’allá y taba inspiráu nel Hotel Comercial, que cumplía esi papel en L’Habana.

M.A.: Y restoranes y sidreríes, porque d’eso alcontramos muncho en Madrid.

D.M.R.: La proliferación de chigres y restoranes ye posterior, yá dempués de la guerra civil. Pero habíalos. Hai un casu que ye únicu y que sobrovive dende esa dómina: Casa Mingo, ún de los sitios más conocíos de Madrid, especializáu dende siempres en sidre, chorizos a la sidre, pitu asáu y quesu. Casa Mingo ye l’uicu llagar de sidre qu’hai na ciudá. Mingo fue un puntu que consiguió facese con ún de los hangares de llocomotores de la Compañía del Norte, del ferrocarril. Tovía güei cualisquiera qu’entienda un poco verá que ye un edificio ferroviariu de mediaos del XIX, con traza inglesa. Ye, entá hoy, un sitiu de los más populares de Madrid. Como dícía, tien un llagar. La sidre que vendíen ellaborábase ellí. Güei yá non pero’l llagar sigue y furrulando. Lo llamativo ye que debe ser l’úncu llagar que ta montáu en vertical, porque un llagar tradicional como los que tenemos equí diba coméis más de la metada l’espaciu.

M.A.: ¿Y barrios asturianos en Madrid?, ¿hay dalgún?

D.M.R.: Sí, pero nunca fueron esclusivamente asturianos pero sí con muncha población asturiana. Agora yá non, pero entá queden bastantes families d’aquelles. El barriu con más asturianos ye’l que ta na contorna de la Estación del Norte, tola zona de Príncipe Pío. Hai una tendencia mui habitual nos emigrantes a quedase a vivir cerca de la estación a la qu’aportaben, que nel casu de los asturianos yera la del Norte.

M.A.: ¿Pa tener preparada la vuelta?

D.M.R.: A lo meyor, pero supongo que pa tar cerca del tren que los conectaba con Asturies y nel que-ys llegaben coses de la familia, inclusive productos pa gastu propiu o pal negociu, como los embutíos, y nel que veníen los parientes y collacios. Y les táutiques qu’aplicaben a la vivienda yeran les mesmes que pa los serenos y les porteríes. De fechu, los restoranes más importantes asturianos, que güei tendrían más d’un sieclu, taben ellí, anque paezme que sólo sobrovive Casa Mingo. Pero, por esos vezos que queden na memoria, munchos grandes restoranes que yá son de los sesenta o setenta del XX tan nesi barriu, como El Molinón, un templu del esportinguismu. Lluéu habíalos nel centru históricu, na rodolada de la Puerta del Sol, onde dalgunos sobreviven. Por exemplu, el históricu Casa Labra, onde se fundara’l PSOE, y que yera d’asturianos. Hai tamién munchos asturianos nel barriu Salamanca.

M.A.: Pero esos yá son de perres.

D.M.R.: Non. Como yeran serenos y porteros enterábense de los chollos. Cuando una vieya morría y los heriedes queríen vender pronto, los porteros y los serenos avisaben a la comunidá. Entós un asturianu que tuviera unos aforrinos, un capitalín, compraba. Los porteros, normalmente, acabaron tóos con vivienda propia nel centru históricu, en Salamanca o en Chamberí. Sigue habiendo ñetos y bisñetos d’aquella fornada emigrantes en Salamanca ya ocupen bones cais, centrales, anque non Serrano-Goya, l’aristocrática milla d’oru que tóos conocemos, onde Loewe, Rolex o Versace. Y tamién hai tiendes asturianes coles vieyes especializaciones pero que güei son d’altísima calidá, delicatessen de productos asturianos, y con precios en consonancia.

M.A.: Vamos intentar ver la evolución de los oficios de los asturianos que llegaben a Madrid. Llegaben como serenos y auguadores ya diben escalando a comerciantes, taxistes… Nel sieclu XX yá hebo un cambiu, ¿non?

D.M.R.: Nel sieclu XX hai un gran cambéu. Pero enantes quiero cuntá-ys a los oyentes una cosa llamativa y que diz muncho del comportamientu social d’aquellos asturianos. Hai un bandu municipal pol que se prohíbe a los asturianos llevar palos a les fiestes populares.

M.A.: ¿Sólo a los asturianos?

D.M.R.: Sólo a los asturianos. Los asturianos diben a les fiestes de la pradera, por San Isidro, y a otres verbenes, pero nun participaben nin nos bailles, nin nos xuegos, nin na misa, nin en nada que no fuera lo d’ellos. Ellos diben de romería, cola so xinta y sidre y vinu, y llevaben la so música. Y, caro, baillaben la danza prima con palos. Dempués d’hores de folixa, lo de los palos llevaba al final típicu d’una parroquia asturiana.

M.A.: Si, acabes midiendo espaldes ayenes.

M.A.: Y frecuentemente espaldes de castellanos. Unos años dempués, otru bandu prohibiera, direutamente, a los asturianos llevar música y baillar les sos dances. Pero paez ser que nun yeran mui obedientes al ayuntamientu y, por fin, a final yá del XIX, el gobiernu ordenó que los asturianos que provocaran eses trafulques los llevaren, ensín procesu, a penales d’África. Bastantes fueron a Melilla, a Ifni, a Tetuán… Abastaba la orde gubernativa y que se tratare d’asturianos, non si yeren otros. De toles formes, les dances siguieron y les engarradielles cola fuerza pública siguieron dándose cuásique ata los años de la república.

M.A.: Tábamos yá nel XX.

D.M.R.: Nel XX camuda la cosa, riba tóo tres la guerra civil. Yá tamos na segunda cris de l’agricultura tradicional ya ésta sigui afleutando al occidente pero tamién al oriente. Hai una diferencia importante colos anteriores: los qu’emigren del oriente y también de les cuenques, porque la cris del carbón nun ye d’ayeri, nos 50 y 60 tienen mayor nivel cultural, cosa qu’un Madrid que ta creciendo necesita. Aunque muchos de los emigrantes son d’aldega, de zones rurales, el nivel educativu d’Asturies yera muncho más altu que la media española porque los indianos retornaos d’América adelantáronse a la enseñanza pública nestes zones rurales, una enseñanza que sólo trata de espardir la segunda república y que la dictadura lo paraliza. Van ser los emigrantes del sur y del oés los qu’agora faigan los llabores menos cualificaos. Ehí entama la hostelería, tal y como agora lo conocemos y los asturianos tienen oficios relativamente más cualificaos. Y, per otra banda, les vieyes redes de solidaridá siguien esistiendo. Munchos asturianos vivieron, mientres buscaben trabayu o estudiaben, en pensiones propiedá de muyeres, vildes de la guerra munches d’elles y que procedíen de los mesmos llugares qu’ellos, y a les que pagaben cómo y cuándo podíen.

M.A.: Osía, que los nuevos entren na escala social non dende abaxo del tóo, sinón con más suerte.

D.M.R: Podríamos dicilo asina. Voi poner un exemplu que paecerá aneudóticu pero que ye bon reflexu. Yo fui bastantes años direutivu del Centru Asturianu de Madrid. Bono, debo siguir siéndolo. Ye una direutiva mui grande y pónenme de rellenu na llista y salgo siempres. El casu ye que perdiera munchos socios y la masa social ta mui avieyada. Yá lo falamos un día con motivu de tratar Conceyu d’Asturies. L’autovía, l’alvia, l’alsa permite a los mozos que tan en Madrid venir de vienres y volver de domengu. Yá nun hai necesidá de formar grupu asturianu allí. Cuando yo yera estudiante nun podíamos facer eso: un viax de diez hores como mínimo y mui caro. La mayoría de los socios son del occidente y mayores pero la mayoría de los direutivos, durante munchoa años, yeran del oriente y de menos edá. Nun sé los porcentaxes pero podríamos dicir sin enquivocamos muncho que, de cada diez socios, siete son del occidente, y de cada diez direutivos, nueve son o yeren ata hai poco del oriente. Ya ye que la emigración de los 60 y de más sero tien mayor cualificación. Munchos llegaron con estudios cuando menos medios y dalgunos fueron a Madrid a estudiar na universidá y quedose ellí.

M.A.: ¿Tovía se nota a estes altures eses diferencies ente oriente y occidente?

D.M.R.: Ente los más mayores sí, ente los más nuevos yá non. Los ochenta y noventa tamién equilibraron nestes custiones. Y cuando estremo ente oriente y occidente falo estrictamente. Asturies ta partía pel Nalón: al oriente y al occidente d’esti rigu. L’Asturies central ye un inventu alministrativu y elleitoralista.

M.A.: El centru ye un inventu.

D.M.R.: Sí. ¿Podría ser un eslogan pa qué sió?

M.A.: David Rivas siempres desplica mui bien les coses y col que contamos pa vinientes y cercanes ocasiones, anque entama’l cursu ya ente setiembre y febreru tará pa Madrid más tiempu que n’Asturies, como esi emigrante que nunca lo fuera del tóo. Ye qu’él vive nel conceyu de Villaviciosa. ¿Cómo fuera esti branu en casa?

D.M.R.: Pal mio gustu, guapísimu. Pero perdiéramos les fabes. Tamos en tierra alta y xunta la mar, colo que tuviéramos muncho de ñebla. La mazana normal y lo demás bien, riba tóo la berza. La berza debería ser símbolu d’Asturies: pase lo que pase, aguanta.

M.A.: Munches gracies, profesor Rivas y bon amigu del programa.

D.M.R.: Gracies a vustedes y, como siempres, encantáu de tar equí.

David M. Rivas

 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies