“Conceyu d’Asturies de Madrid fora’l meyor pebidal”

  • 5 Xuño, 2018

Entrevista a David Rivas, profesor, economista y munches coses más – amás de repunante- alrodiu de la fundación de Conceyu d’Asturies, con Monchi Álvarez y Alejandro Fonseca

A. F: Llegamos a finales de los setenta y fúndase Conceyu d’Asturies. ¿Cómo ye eso d’una organización asturiana na capital española?, ¿yeren munchos o cabíen nun taxi?

David M. Rivas: Préstame muncho falar d’esti tema y, amás, dame un pocoñín de respingu. Cuando falamos de dar “una vueltina pela historia” siempres pensamos na edá media, nel renacimientu, inclusive na guerra civil, pero ehí paramos. Y resulta que sí, que Conceyu d’Asturies, que ye la mio propia historia, tien yá más de cuarenta años. Yá ye historia. Siempres mos gustaría pasar a la historia pero nun mos presta que, tando vivos, mos pongan na historia.

A.F.: ¿Por qué?, ¿porque ún tien d’alfrentase a les interpretaciones de lo que fixo y ve que nun se cuerresponde colo qu’elli piensa que de verdá fixo?

D.M.R.: Eso tamién, pero nun ye a lo que yo me refería. Ye una custión más cenciella, más de sensibilidá, más de ver de cómo pasa la vida. Yo yá teo más vida a popa qu’a proa. A vustedes, más mozos, pasarayos dientro d’un tiempu. Cuando yo yera neñu vía la guerra mundial como dalgo que taba na historia, nos llibros, y dempués decateme de que ñaciera doce años dempués de qu’acabara. Y agora toi a más de cuarenta de la muerte de Franco, a más de trenta de les olimpiaes de Barcelona, a cuásique vente del iniciu d’esti sieclu. Y a cuásique cincuenta de la fundación de Conceyu d’Asturies.

A.F.: ¿Cómo ye la formación de Conceyu d’Asturies?

D.M.R.: Conceyu d’Asturies fórmase en 1973 o 1974 como una triba sucursal de Conceyu Bable. El factótum ye Pin, Xosé Álvarez Fernández, con otros asturianos que vivíen en Madrid, como Antón Fuertes, Xulio Llaneza, Roberto González-Quevedo, Fonsu Velázquez, Taulfo Gamonal, Alfréu Huergo y dalgún más que de xuru escaezo. Son, xustamente, los que tienen diez años más que yo, menos González-Quevedo, que ta en medio. Montaron Conceyu d’Asturies pero yeran socios de Conceyu Bable. Conceyu d’Asturies yera un grupu pero non una organización llegalizada. En 1975, un añu catárticu, por dicir dalgo, llega la nueva xeneración. Aparte de yo mesmu, lleguen Xicu Díaz Yepes, Javier Cuartas, Xuan Cándano, Chema Rodríguez de Bimeda, los hermanos García del Castillo (Neto y Chimo)… Entamábamos tener una masa crítica, dalgo como pa ser más qu’una prollongación de Conceyu Bable. Decidimos pidir al ministerio l’interior, seguramente d’aquella entá gobernación, la llegalización y soltar amarres con Uviéu. Aquello fuera en 1978.

Monchi Álvarez: ¿Y qué plantegaben nesi momentu?

D.M.R.: En principiu siguimos la llínia de Conceyu Bable, centraos no llingüístico y no cultural. Tuvimos una propuesta de gramática y, sobro tóo, yéramos partidarios d’una grafía non deldora del castellán, un tanto medievalista y más averada, en casu de duldia, al portugués. Inclusive fixéramos unes normes pa la variante occidental. La mayor parte, pero de mayoría absoluta, yeran del occidente. Pa min eso fora una bendición porque daprendí coses que nun sabía. Entá sigo presumiendo de que posiblemente soi l’escritor n’asturiano central con más occidentalismos. Pero ye que me salen con naturalidá, nun ye cosa impostada. Hai un amigu, importante, que me diz: “deberíes escribir más, tu sí que yes la koiné”. La verdá, préstame y sé que nun lo merezo. De la xente de Conceyu que sigui escribiendo yo soi el que menos cultivo l’asturiano.

M.A.: ¿Y cuándo cambiaron les coses? ¿Cuándo se politizaron?

D.M.R.: Cuando los más nuevos entamamos a pesar de verdá, dempués de la fundación oficial y de garrar estayes de trabayu caún. Ye’l momentu de la eclosión. Lo político yá lo enllena tóo y lo cultural va camudando. Por exemplu, yá esiste Nuberu. Lo de Nuberu ye mui importante. Nuberu nun ye la siñal de qu’hai cambiar les coses, non. Nuberu ye la siñal de que les coses yá tan cambiando.

M.A.: Nuberu, los trovadores del país astur.

D.M.R.: Nesi momentu Conceyu, anque nunca se definiera como una organización nacionalista, recoñozse como organización nacional. El primer documentu qu’espublizamos fala de rexón, siguiendo la idega de García Arias nel so llibru, primixeniu y lluminosu, Bable y rexonalismu. Nunca más emplegamos esi términu. Conceyu, a partir de 1978, emplega siempres país y nación, y cada vuelta más esti segundu términu. Tuviéramos munches discusiones, dalgunes dures y d’hores ya hores. Tóos nosotros yéramos d’esquierdes y dalgunos d’una esquierda estrema y, llóxicamente, plantegárase la gran entruga: ¿qué ye lo fundamental pal nuesu movimientu, la nación o la esquierda? Aquello duró menses y mui duros. Al final tomamos una decisión: la nación ye’l nuesu fundamentu ya’l nuesu vínculu. Y, repito, tóos yeramos d’esquierda. El casu ye que naide nun marchó, mantuviéramos el grupu y nunca más abrimos la discusión.

A.F.: ¿Y qué yera lo que facíen, ellí en Madrid?

D.M.R.: Pues facíamos lo que podíamos. Nun había munches perres. Facíamos charres, convocamos el premiu de cuentos Flor de Xineru. Fora idega mía, inspirada nel premiu Edelweis. Influencia de Fichte, supongo. Sacamos dos revistes: Restallu y El Picatueru. Editábamos llibros, munchos pa la situación d’entós. Caún pagaba la so edición del so bolsu pero tóos poníamos el blasón de Conceyu na contratapa. Por cierto, l’emblema de Conceyu, el cuélebre abrazando la cuz de la victoria, fora tamién una idega mía. Yo nun lo dibuxé porque yo nun sé dibuxar. El diseñu fora de Xicu Felíu, militante de Conceyu ya entós direutor d’escaparatismu d’El Corte Inglés. Ye que tiníamos de tóo. Tamién montábamos una fiesta pal 25 de mayu nel pabellón d’Asturies de la Casa de Campo. Pegábamos cartelos per Madrid, riba tóo al rodiu d’au había chigres asturianos y nos barrios onde vivíen asturianos. Consiguiéramos a través del PCE, onde taba Antón Fuertes, un llistáu bastante bien fechu. Daquella n’Asturies pocos debíen saber lo que yera’l 25 de mayu. La famosa pegatina de la declaración de soberanía de Cuevas, en blanco y negro cola bandera n’azul y lo de “Asturies contra l’imperiu” ye nuesa. Fora ocurrencia mía y, otra vuelta, lo del azul pa resaltar fora de Feliú. Llegamos a xuntar a más de tres mil persones. Hebo domengos –siempres lo facíamos nel domengu más cercanu al 25- que tuvimos que dir pelos chigres de la ciudá porque yá nun tiníamos sidre. Y empanaes, quesos, chorizos, llibros, discos… Había una intervención de la organización y actuaciones. Ellí tuvieron Nuberu, Calandreru, Xulio Ramos, El Tordín, Silvino Argüelles, Casanova, la banda gaites del Centru Asturianu, Rafa Lorenzo, Flórez, Daniel Vega… Llegamos tener un llocal bien atopadizu na cai Fuencarral y trescientos afiliaos.

A.F.: Fala vusté con muncha emoción.

D.M.R.: Ye que pa mín fora una escuela, pero una escuela d’iguales, mui llibertaria, nel sen estrictu de lo llibertario. Dalgunos compañeros vivíen en Madrid, trabayaben ellí, yá tiníen familia, pero los estudiantes yéramos otra cosa. Daquella venir a Asturies yera complicao. Viníamos namás que por vacaciones. El tren yera caro ya echabes doce hores, naquellos espresos tan guapos y tan incómodos. Al final les nueses rellaciones diben más alló de lo cultural y lo sociopolítico. Yéramos como una tribu, como una aldega. Recalábamos en chigres y como si tuviéremos arrodiaos de romanos. Ya eso que yo, personalmente, siempres trabayé notros ámbitos en Madrid. Pero habíalos que nin queríen echar moza o mozu porque pensaben na vuelta y yá lo buscaríen en casa. Yo a eso nun llegué, igual porque me pierde, entá güei, la sensualidá.

M.A.: Muyeres nun paez que tuvieran munches.

D.M.R.: Poques, ye verdá, pero habíales. De les mayores y primeres recuérdome de Carme Tineo y Celia Verdasco. Y más mocines yá hebo bastantes. Recuérdome agora d’una neña a la que yo quería muncho, Maricarme Martínez, de Cangas del Narcea, qu’estudiaba bioloxía. Por cierto, yera hermana d’Emilio, ún de los estudiantes asesinaos pola policía na glorieta d’Embajadores n’avientu de 1979.

M.A.: ¿Trabayaran col Conceyu Nacionalista Astur?

D.M.R.: Como organización, non. Yo sí tuvi afiliáu al CNA, lo mesmo que Xuan Cándano. Y Pin Álvarez fue de númberu dos a les elleiciones, pertrás de Dubardu Puente.

M.A.: ¿Fuera’l primer partíu nacionalista?

D.M.R.: Sí. Primero tuvo lo d’Unidá Rexonalista, una ocasión perdía y que, de nun ser asina, mui distinta sedría güei Asturies. Pero’l CNA significó un saltu, igual un saltu nel vacíu. Del CNA bebiera direutamente l’Ensame Nacionalista y más sero Andecha Astur.

M.A.: Osía, que David Rivas empezó de base nel CNA y acabó de number one en Andecha. ¿Coherencia?

D.M.R.: Non, cencielles circunstancies. Yo yera raru nel CNA cuando nun yera naide y también lo fuera n’Andecha cuando yera candidatu. Siempres tuvi munches incomodidaes pero soi lleal. Y también me llevaron les circunstancies. El poeta Bocaccio dicía que val más actuar magar que teas qu’arrepentite d’ello que tener qu’arrepentite de nun facer nada cuando yera obligao. Hai poco qu’un vieyu dirixente nacionalista dixérame una cosa: “defendiste dalgunes vegaes coses coles que nun tabes d’alcuerdo y defendiéresles bien, por llealtá y pol país”. Igual suena mui épico pero ye mui simplono: yo soi asina. Yo siempres, dende neñu, supe onde teo les mios llealtaes, anque pude enquivocame munches vegaes. Agora que voi pa vieyu pienso que ñaciera cuando nun tocaba porque teo unos valores que paez que nun se lleven.

M.A.: ¿Qué queda del CNA y d’aquellos años?

D.M.R.: Del CNA queda poco. Home, queda una tradición ya un mitu referencial, que siempres tien el so aquello. “Yo fui del CNA”, dices nun chigre con chavales de los tuyos y quedes como dios. Pero poco más. Naquellos años tóos yéramos mui mozos, sabíamos poco y nun tiníamos una xeneración anterior na que miramos. Ye mui importante tener xente vieyo. Nun tiníamos referentes. El más vieyu yera Sánchez Vicente y llevábamos doce o quince años. Los más estudiaos sabíamos de Cuesta o d’Acebal, de los illustraos o del reinu d’Asturies. Poco más y mal. Más lluéu sufrimos a la xeneración de los ochenta, unos adanistes que lo único que consiguieron fue dar marcha patrás. La mio xeneración, tando seguramente más illustrada, nun fora tan petulante y nun buscara reconocimientos sociales nin mui tempranos ya inmediatos. Los ochenta finales y los noventa primeros son los años narcisistes, los años del mescabu a los anteriores pero que vivieron del esfuerzu xenerosu de los anteriores. Igual tuvo dalgo positivo porque matar al padre ye necesario. La xente d’agora ye distinta y, llamativamente, ta volviendo la vista al sitiu d’au vien. Dicía Cicerón que nun saber lo que pasara enantes de nós ye como ser neños siempres.

A.F.: Y de Conceyu d’Asturies, ¿qué queda?

D.M.R.: De Conceyu d’Asturies queda tóo. Nun ye una fras fecha. Conviden a cualisquier miembru de Conceyu a estos micrófonos y van velo. Escontra determinaos temes van alcontrar posiciones cuásique calcaes. Y pasaran cuarenta años. Y si faen una crítica a quién seya de Conceyu van alcontrase con una defensa templaria, con matices seguramente, pero poniendo per delantre que tamos falando d’un de los nuesos. Nun hebo meyor pebidal asturianu nin meyor ellaboración teórica, teniendo en cuenta de que momentu tamos falando. Aquel grupu de Madrid, de la diáspora, sabía mui bien lo que facía y nun entraba nos maoísmos, trosquismos y estalinismos de la universidá uvieína. Nosotros estudiábamos la illustración, la mampostería, el mayorazgu, les lleendes, la lliteratura escaecía, les lleis de pastos, los vezos marineros… Yéramos d’esquierdes pero, si teníamos el conceyu abiertu, ¿pa qué rediola queríamos un soviet? Si tiníamos andeches y sestaferies, ¿pa qué rediola queríamos collectividaes? Yéramos apaecíos a los bretones, que llevantaron les sos meyores banderes nos suburbios de París, más o menos nos mesmos años.

A.F.: Munches gracies, David Rivas, pol so tiempo dedicáu a esti programa de la radiu pública asturiana.

D.M.R.: Yo a lo qu’aspiro ye qu’a los oyentes-yos interese les coses que cuento porque delles vegaes paécenme yá cuentiquinos de güeli xunta’l llar.

A.F.: De xuru que sí tienen interés, porque mos consta. Gracies, profesor.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

1 Comment Already

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies