La Ferrería

  • 7 Febreiro, 2018

-Testu estrayíu de la páxina face de Luis Turiellos-

L’agua del banzáu cayendo en tabayón movía’l machucu que cutía con un son constante. La fragua taba bien encesa y abarquinada. La yuncla amosaba les mozquetes de milenta forxes. Y la de güe yera una más que se diba perder somorguiada nuna riestra d’elles interminable…

Pel camín avanzaben dos homes pa contra la ferrería. Ún, de barbes blanques y llargues y de güeyos argutos, garraba al otru, que caminaba nerviosu y aforgugáu, per un brazu. L’home nerviosu avanzaba como zapicando y llevaba nes sos manes una caxa de madera ferrao. La puerta de la ferrería taba abierta y entraron.

-Equí vengo con esti home-dixo’l paisanu de los güeyos argutos.

-¿Trailo?-entrugó con indiferencia’l ferreru.

-Sí-tornó a responder el que traxere al home nerviosu-, tienlo nesa caxina de madera ferrao que lleva nes manes.

-Pues que me lo apurra y entamamos-dixo’l ferreru espurriendo pacia ellos una mano.

L’home nerviosu apurrió-y entós la caxina al ferreru que l’abrió y xuxurió xingando la cabeza afirmativamente:

-Bien, bien. Bramente ye mui guapu. Bultable, con bien de seches, bon material… Podemos facer un bon llabor con esto…

-Y ta en perfectu estáu. Empleguélu abondo y ta bien nidiu y nada ferruñentu pol usu, como usté podrá comprobar guapamente-atrevióse a tatexar l’home nerviosu.

El ferreru mirólu con un xestu de despreciu y nun-y contestó. Sacó de la caxa’l conteníu, calentólo na fragua y asitiólo sol machucu qu’entamó a cutilo hasta que foi camudando l’aquello nuna especie de baniella llarga y achaplada. Acabante d’iguar la primer parte del procesu, foi pa la fragua y la yuncla onde entamó a trabayar sobre la pieza hasta da-y la forma d’un arcoxu. Al acabar el trabayu, miró’l resultáu y sorrió:

-¡Bien!. ¡Yá tenemos otru más…!.

Dempués dio-y l’arcoxu al home de les barbes blanques que lu metió na caxina ferrada apurriéndo-yla al home nerviosu.

-Yá pues colar-espetó-y con voz arrestellada y segura.

L’home nerviosu, cola caxina otra vuelta nes manes coló entainando y ensin gorgutar.

Solos na ferrería, l’home de los güeyos argutos y el ferreru miráronse un ratadín entientes. Dempués, el ferreru faló:

-Yá tenemos otru pensamientu críticu achapláu y convertíu n’arcoxu pa torgar que puedan movese les idees llibremente.

-Pues sí, amigu ferreru, otru más- respondió con un biecu cómpliz l’home de los güeyos argutos-. Y van una carrapotada d’ellos nes últimes feches. Al ritmu que lleva’l negociu vamos tener qu’ampliar….

-Probablemente… probablemente…-afirmó’l ferreru llevando una mano al cazu mientres miraba como clisáu pela puerta la ferrería.

Allalantrón, l’home nerviosu malpenes yera un puntu casi qu’invisible, un llixu desapercibíu y insignificante, confundíu cola muga naquella tarde buxa…

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies