Los trenes asturianos, en vía muerta por falta d’inversión

  • 24 Ochobre, 2017

Los retayos en tresporte ferroviariu ponen en peligru la continuidá de dellos servicios, agravando’l problema del tresporte de persones pente distintos puntos del país y perxudicando especialmente a les zones rurales

Tres la lliquidación  por sorpresa de FEVE el 1 de xineru de 2013, la so integración en Renfe y Adif ya’l repartu de les sos aprosimao mil trabayadores ente dambes empreses públiques poníase fin a una compañía con mediu sieglu de vida.

De magar, aceleróse la carrera que lleva a los trenes asturianos a una vía muerta por falta d’inversión. Tres dellos años de seca presupuestaria, les necesidaes atrópense y la prometida inversión de Fomentu (275 millones) nun algama pa cubriles, sobremanera teniendo en cuenta que les actuaciones anunciaes paecen beneficiar especialmente al tráficu de mercancíes, escaeciendo nuevamente les llinies “menos rentables”

La despoblación rural y la falta de servicios vuelve ser el perru que se muerde’l rau: a menor población correspuende un descensu de pasaxeros -en siquier 50 estaciones asturianes xuben menos de diez pasaxeros diarios-. La priorización del interés económicu sobro’l social lleva a la supresión/retayu de servicios neses paraes, lo qu’aislla entá más a estes poblaciones, fomentando la so despoblación. “La idega” denuncien dende Andecha Ástur “ye privatizar percorríos rentables y desaniciar los que nun lo son”

Nos caberos años retayáronse servicios indiscriminadamente, baxóse peligrosamente’l personal ferroviariu, amenorgáronse los trenes y disparáronse les llimitaciones de velocidá pol mal estáu d’abondos tramos -en dellos puntos los ferrocarriles circulen a 20 o 30 kilómetru per hora pol desfarrapamientu de terremplénes y deterioru de la plataforma-. La vieyera de los vagones entama a esmolecer seriamente, n’Asturies llegó a tar el 40% del material rodante nel taller ensin poder ser reparáu por falta de maquinaria y de personal. En dellos tramos llega a suspendese sobro la marcha la metá de los viaxes y nun ye d’estrañar que la duración de los mesmos se vea duplicada por averies nel trayectu.

Con esti escenariu, la sangría de viaxeros  abulta inevitable y si mientres nel 2.016 a piques se tuvo de nun superar los dos millones de viaxeros, -en 2003 algamóse’l máximu d’usuarios (5.146.800)-, nel actual exerciciu paez que los datos van ser entá más negativos.

Llucía F. Marqués

This work is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License.

Dexa una rempuesta

La so direición de corréu lleutrónicu nun sedrá espublizada. Los campos precisos tan marcaos *

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies